Área privada

Síguenos

Viaje a Roma de la Directora General y la Administradora General del Instituto - Instituto Secular Femenino Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote
5969
post-template-default,single,single-post,postid-5969,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Viaje a Roma de la Directora General y la Administradora General del Instituto

Viaje a Roma de la Directora General y la Administradora General del Instituto

El pasado 21 de noviembre la Directora General del Instituto Secular Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote, María José Castejón, y la Administradora General del Instituto, Pilar Ezquerra, viajaron a Roma para entrevistarse con el Cardenal Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, João Braz de Aviz.

El objetivo del encuentro era entregarle las actas de la  IX Asamblea General del Instituto, celebrada en el mes de agosto de 2018, y la memoria del sexenio 2012-2018. La acogida del Cardenal fue delicada y paternal. La Directora General le explicó con detalle nuestro carisma, la presencia del Instituto en los distintos países, el proyecto de los Cenáculos Sacerdotales, del Cenáculo Sacerdotal de Madrid «Juan Sánchez Hernández», las librerías ARS, la vivencia del carisma desde las diferentes profesiones y la atención a las Siervas enfermas y mayores. El Cardenal Prefecto se interesó particularmente por el proyecto formativo del Instituto, que valoró muy positivamente: es imprescindible formar a la mujer apostólica sacerdotal, para vivir la secularidad desde los Consejos evangélicos y el carisma propio. Las figuras de mujeres apostólicas sacerdotales tienen raíces profundas tanto en la Escritura como en la historia de la Iglesia. Mujeres cuyo centro es Jesucristo, que caminan con el pueblo de Dios y desean que toda la humanidad conozca al único Dios verdadero; de ahí su gran deseo de que haya en la Iglesia sacerdotes santos y santificadores.

El Cardenal Prefecto acogió con mucho interés todo cuanto la Directora General y la Administradora General le transmitieron. Él, a su vez, les expresó: la Iglesia les necesita. Necesita de personas que oren y ofrezcan sus vidas por la santidad de los sacerdotes como camino de santidad personal y por amor a toda la humanidad y a la Iglesia. La Directora General le comunicó el sentimiento de pequeñez ante una misión tan inmensa: la santidad sacerdotal, la santidad de la Iglesia, la solidaridad con la problemática de cada país y la vida entregada de cada Sierva pronunciando en el fondo de su corazón el lema “Todo por los elegidos”. En esa pequeñez, el Señor sostiene a cada una providencialmente. Y le expresó su gratitud: «nosotras somos las hijas más pequeñas de la Iglesia, y hoy el Señor nos mira en su acogida de Pastor». Rezaron el credo y recibieron la bendición en un momento de intensa experiencia eclesial.

La Directora General, en calidad de presidenta de la CEDIS (Conferencia Española de Institutos Seculares) y junto con otros miembros de la misma, se reunió con la Comisión Permanente de la CMIS (Conferencia Mundial de Institutos Seculares), para preparar el Congreso Mundial de Institutos Seculares que se celebrará en Ávila los días 18-21 de agosto del 2020 y llevará por lema: Salgamos. Es nuestro momento. Todos los Institutos Seculares de España responden generosamente para poder organizar este evento.

La Directora y la Administradora visitaron el Seminario Diocesano Redemptoris Mater de Roma, donde una Sierva realiza su servicio; compartieron su experiencia y la vocación misionera de tantos seminaristas y quedaron muy agradecidas de su acogida y atenciones.

Visitaron también a los superiores del Colegio Español  de San José en Roma, Sacerdotes Operarios Diocesanos, a los que nos une la figura de nuestro fundador, el Siervo de Dios Juan Sánchez Hernández, Sacerdote Operario, vocación que vivió con un gran amor y dedicación a los fines de la Hermandad, y que ejerció el ministerio de Director espiritual en ese Colegio entre 1938 y 1943.

Aunque no les fue posible ver al Papa Francisco, que realizaba su viaje a Japón, ambas rezaron en San Pedro por el fruto de ese viaje; rezaron también ante la tumba de Pio X por el Instituto; ante la tumba de Juan Pablo II, por la evangelización, y ante la tumba de Pablo VI, por todos los Institutos Seculares.

Durante su estancia en Roma, fueron acogidas en la casa del Instituto Secular de las Obreras de la Cruz, con gran cariño y cercanía.