Área privada

Síguenos

María José Castejón en la Jornada de formación de los Institutos Seculares de Galicia - Instituto Secular Femenino Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote
5504
post-template-default,single,single-post,postid-5504,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

María José Castejón en la Jornada de formación de los Institutos Seculares de Galicia

María José Castejón en la Jornada de formación de los Institutos Seculares de Galicia

María José Castejón Giner, Directora General del Instituto Secular Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote, participó con una ponencia en la Jornada de convivencia y formación de la Conferencia Regional de Institutos Seculares de Galicia (CRIS-GA), que tuvo lugar el 13 de abril, en Santiago de Compostela, sobre el tema de «La Santidad».

Señaló que la santidad es participar en la vida trinitaria; es «ser santificados» por el mismo Cristo, reconociendo en nuestra debilidad la realidad dolorosa del pecado personal, institucional, estructural… La santidad consiste en irradiar la santidad de Cristo en el mundo de hoy. Por tanto, no son nuestras obras las que nos hacen santos; es el Señor Jesús quien nos hace santos, y, desde esta santidad, nuestras acciones son santas.

Los Institutos Seculares dan un plus a la Iglesia en su discernimiento de los signos de los tiempos, en la responsabilidad por la justicia en la sociedad. Característica suya es la vivencia de los consejos evangélicos desde la responsabilidad, a la luz de las bienaventuranzas, y ello dice a los hombres de hoy que Dios es nuestro Padre, visibilizando la filiación divina; que somos administradores de los bienes de la creación; que de la mano de Cristo podemos ser «encarnación redentora», pues con él obtenemos la gracia de bajar a «los infiernos» de la degradación y del dolor de nuestra sociedad para mostrar ahí que Dios nos ama.

María José insistió en esta dinámica de Encarnación que caracteriza a los Institutos Seculares. A mayor contemplación de la Trinidad, mayor encarnación en los surcos de la historia.