Área privada

Síguenos

En la fiesta de los Institutos Seculares en Santiago de Chile - Instituto Secular Femenino Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote
5830
post-template-default,single,single-post,postid-5830,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

En la fiesta de los Institutos Seculares en Santiago de Chile

En la fiesta de los Institutos Seculares en Santiago de Chile

Los Institutos Seculares de la Arquidiócesis de Santiago de Chile se reunieron el 31 de mayo de 2019, en la fiesta de la Visitación de Nuestra Señora, para celebrar su día. La eucaristía estuvo presidida por el Administrador Apostólico de la Arquidiócesis, el capuchino Celestino Aós Braco, en la casa de los Salesianos, ubicada en el barrio República.

Era un día especial y el obispo los quiso acompañar. Ana Garcías Abarca,  Sierva Seglar de Jesucristo Sacerdote, que pertenece a la directiva de los II.SS., lo relató así: “Nos reunimos a celebrar la fiesta de la Virgen de la Visitación porque nosotros como Institutos Seculares celebramos este día como nuestra fiesta. La Virgen que va a servir, en salida, nos dice mucho a nosotros, ir al otro, ir al mundo. Es una alegría tremenda que nos acompañe el obispo porque, primero que todo, es necesario que nos conozca y decirle también que estamos en medio del mundo tratando de servir lo mejor posible a esta Iglesia chilena”.

El Administrador Apostólico de Santiago tuvo palabras en su homilía para ahondar en la misión de los Institutos Seculares. “Tenemos que ser especialmente como María, porque vivir en el mundo siendo cristiano no ha sido fácil nunca; al primer cristiano ya vemos donde lo mandaron, a la cruz. El mundo tiene su reino, tiene sus valores, tiene sus ilusiones, y nosotros tenemos el Evangelio de Jesús, el reino de Jesús, los valores de Jesús. Eso es lo que debemos llevar en el corazón y por eso, estar en el mundo, perteneciendo a un Instituto Secular, es asumir esta vocación”, dijo Celestino Aós.

Junto con esto les envió un último mensaje: “Ustedes tienen que recoger la esperanza profunda, la esperanza que busca a Dios, y saber que la vida nuestra generalmente va a ser sencilla, sin grandes milagros y siempre en camino; cuando parece que ya hemos conseguido una meta, nos tenemos que preguntar, ¿y ahora qué queremos?, siempre tenemos que estar con esa disposición de seguir sus santos mandamientos, su voluntad. Llevar la luz, llevar la esperanza, llevar la alegría”, finalizó.

La hermana Frida Álvarez, de la Vicaria de la Vida Consagrada, también estuvo presente y valoró el trabajo de los Institutos Seculares. “Venimos a acompañar y celebrar con las personas que pertenecen a los Institutos Seculares y que llevan una vida muy silenciosa, siendo testimonio de la fe en el Señor con sus diferentes espiritualidades en sus lugares de trabajo. Este es un gran signo de comunión”, dijo la religiosa.

Ana Garcías también comentó después de la celebración: “Somos laicos consagrados que vivimos en medio del mundo, en medio de nuestras realidades y donde estemos, en nuestras profesiones, nuestros trabajos, hacemos presencia del amor de Dios en medio del mundo. La mayoría hacemos votos de pobreza, obediencia y castidad para vivir nuestra consagración dentro de las realidades del mundo”.