Área privada

Síguenos

"Comer en familia", libro de Miriam Magallón, en ARS Carmelitana - Instituto Secular Femenino Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote
5420
post-template-default,single,single-post,postid-5420,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

«Comer en familia», libro de Miriam Magallón, en ARS Carmelitana

«Comer en familia», libro de Miriam Magallón, en ARS Carmelitana

El 14 de febrero tuvo lugar en la librería ARS Carmelitana la presentación del libro de Miriam Magallón, Comer en familia (Mensajero, 2018), que ha lanzado ya su 2ª edición.

Miriam Magallón se licenció en Psicología Clínica en la Universidad Pontificia Comillas y después se especializó en la Terapia Gestalt. Actualmente trabaja en su consulta privada, en temas relacionados con sobrepeso y trastornos de la alimentación, ansiedad, depresión, problemas de relación, cambios vitales, etc. El libro titulado Comer en familia surgió a raíz de una propuesta del Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia Comillas.

Inició la presentación Juan Carlos Yébenes, del Grupo de Comunicación Loyola, quien señaló la actualidad de este libro y el servicio que puede prestar en una sociedad que va perdiendo la tradición de comer juntos en familia. Va dirigido a un público muy amplio: padres, profesores que necesitan formar en hábitos alimenticios, personas que quieren cuidar su salud, etc. Este libro nos descubre que «comer en familia» es una magnífica oportunidad para «cuidar, educar y celebrar».

A partir de estas tres palabras, la autora, Miriam Magallón, presentó la obra como el resultado de su experiencia profesional como psicóloga clínica y también de su experiencia como madre.  Señaló que comer en familia es una manera de cuidar la salud: la comida tiene mucho que ver con las emociones, pues desde el origen de la vida el bebé relaciona alimento y afectividad, y a lo largo de la existencia los problemas emocionales tienen repercusión en la comida. Hizo referencia a diversas problemáticas de trastornos alimentarios. Señaló la importancia de dedicarle tiempo: elegir los alimentos, cocinar, preparar, respetar el tiempo de la comida. Comer en familia es también un espacio privilegiado para las relaciones familiares: la comunicación personal, la educación, el cuidado de la familia. En torno a la mesa, los hijos pueden expresar lo que viven y lo que sienten y piensan, los miembros de la familia se escuchan unos a otros, manejan los conflictos, negocian las situaciones… Es un lugar para crecer como familia y para dotar a los hijos de herramientas para la vida. Y es también un lugar para celebrar, donde lo festivo tiene su tiempo y su momento.
En el coloquio con la autora surgieron preguntas ante dificultades cotidianas, familiares y personales, a las que ella dio orientación.