Área privada

Síguenos

Bakhita, testimonio de humanidad. Encuentro en torno al libro de Véronique Olmi, "Bakhita", y las realidades de trata de seres humanos - Instituto Secular Femenino Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote
5919
post-template-default,single,single-post,postid-5919,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Bakhita, testimonio de humanidad. Encuentro en torno al libro de Véronique Olmi, «Bakhita», y las realidades de trata de seres humanos

Bakhita, testimonio de humanidad. Encuentro en torno al libro de Véronique Olmi, «Bakhita», y las realidades de trata de seres humanos

El miércoles 30 de octubre tuvo lugar el encuentro organizado por la librería ARS Carmelitana (Madrid) que llevó por título «Bakhita, testimonio de humanidad. De la figura de Bakhita a las realidades de trata y explotación». Se celebró en el salón de actos de los PP. Carmelitas de la calle Ayala y contó con numerosa asistencia de público.

El motivo del encuentro fue la presentación del libro de la escritora francesa Véronique Olmi, Bakhita, publicado por Ediciones Sígueme en la colección «El peso de los días» (nº 100), traducida por Fernando García-Baró. La obra es una novela basada en la figura de Bakhita, niña sudanesa sometida a esclavitud, vendida cinco veces, y que terminaría sus días en Italia como religiosa canosiana: es Santa Josefina Bakhita, patrona de Sudán.

Abrió el encuentro María Jesús Fernández Cordero, quien dio la bienvenida en nombre de la librería ARS Carmelitana y del Instituto Secular Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote. Indicó que el encuentro se sitúa dentro de una visita de Véronique Olmi a España realizada gracias a la colaboración del Instituto Francés, que estuvo representado en el acto por Audrey Esquerdo. Agradeció a Ediciones Sígueme y su director, Eduardo Ayuso, haber propuesto a la librería la organización de un evento en torno a este libro. Y señaló el sentido del mismo como un servicio al vínculo entre el pensamiento y la cultura y la vida concreta.

El encuentro estuvo moderado por Águeda Nougués, de la librería ARS Carmelitana. Ella comenzó presentando a la autora y el libro. Véronique Olmi es novelista, dramaturga y actriz; co-fundadora del festival de teatro Le Paris des femmes y autora de doce novelas, dos libros de relatos y nueve piezas teatrales. Su libro Bakhita ha recibido el premio FNAC de novela y ha sido finalista de los premios Femina y Goncourt 2017. Para dialogar con ella, contamos con la presencia de María Dolores López Guzmán, doctora en teología, que ha traducido al castellano el Diario de Bakhita, como se conoce al relato de su vida que dictó a sus hermanas de comunidad. El traductor del libro, Fernando García-Baró, realizó el servicio de traducción simultánea en este encuentro.

El diálogo entre Véronique Olmi y María Dolores López Guzmán nos permitió acercarnos al libro y la figura. María Dolores comenzó afirmando el valor de la figura de Bakhita para la espiritualidad cristiana contemporánea, a la altura de otras de la categoría de San Francisco de Asís. Como buena conocedora de la vida de la santa sudanesa, afirmó que la reconocía en la obra de Véronique Olmi y agradeció la fidelidad y el respeto con que ha tratado el personaje. Preguntó a la autora por su descubrimiento de Bakhita, por la forma y el estilo de la novela, por la realidad de sufrimiento de Bakhita, que le llevó a olvidar su nombre, el de sus padres y su tribu, por temas importantes en el libro, como el de la corporalidad, la identidad, la interioridad, la imagen de Dios, así como por lo que esta figura le ha aportado a ella para su vida. (ver vídeo del diálogo, primera parte del encuentro).

A continuación, Águeda presentó a las otras dos participantes del encuentro, en una segunda parte dedicada a las realidades actuales de la trata y explotación. Inmaculada Soler, de la comunidad religiosa de Villa Teresita –  Auxiliares del Buen Pastor, que ha sido Coordinadora en Madrid del programa de Atención Integral a mujeres víctimas de trata. Y Ana Almarza, de la Congregación de las Hermanas Adoratrices, Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, Directora del Proyecto Esperanza de Atención integral a Mujeres víctimas de trata de personas con fines de explotación. Ambas llevan muchos años compartiendo la vida cotidiana, la casa, la mesa y amistad, los sueños y las luchas, con mujeres en situación de exclusión, prostitución y víctimas de trata. Ambas coincidieron en reconocer a estas mujeres como sus mejores «maestras»: mujeres fuertes, valerosas, muy religiosas, que han enfrentado situaciones extremas; la relación con ellas hace crecer y enriquece en todos los aspectos.

Inmaculada Soler hizo referencia a la espiritualidad de la confianza y el abandono en Dios, propia de Santa Teresita del Niño Jesús, y Ana Almarza a la espiritualidad de adoración,  como el centro desde el cual viven su misión con estas mujeres, misión que abarca desde la oración hasta los aspectos más concretos de una atención integral: acogida, escucha, alojamiento, educación, salud, atención jurídica, trabajo…. Ambas nos acercaron a las experiencias de sufrimiento de estas mujeres: travesías por el desierto, pateras, trata, compra-venta, violencia…, infierno . El testimonio en audio de una de ellas, una mujer africana, fue el momento cumbre del encuentro: la fuerza de su voz y todo lo que supo transmitir a través de ella, escuchado en un impresionante silencio en la sala, corroboró el reconocimiento de que existen muchas «Bakhitas» en el mundo de hoy. Tanto Inmaculada como Ana aludieron, con una sinfonía de palabras, a actitudes fundamentales en la atención que prestan: acogida, encuentro, confianza, humildad, respeto, oración, hogar… Los proyectos e instituciones desde las que trabajan se caracterizan por poner en el centro la dignidad de la persona, tratarla desde la igualdad y el respeto, potenciar su autonomía, siendo ellas las protagonistas de su propio proceso, para tomar las riendas de su vida, recuperarse e integrarse en la sociedad. Elemento muy destacado en ambas fue la necesidad de que la persona se sienta valorada -«tú eres importante para mí»-, y establecer vínculos de confianza, de un amor incondicional y en gratuidad.